Jóvenes por el Servicio

¿QUIÉNES SOMOS?
“Jóvenes por el Servicio” es un grupo de personas jóvenes que siguiendo a Jesús y su Evangelio, creen en la construcción del Reino de Dios aquí y ahora, desde el servicio a las personas, grupos y pueblos empobrecidos de México.

¿EN QUÉ CONSISTE EL PROYECTO?
Compartir tu vida y sumarte como persona voluntaria durante un ciclo escolar, al desarrollo de proyectos localizados principalmente en el sureste de nuestro país, que buscan promover una vida digna y justa.

¿QUIÉNES PUEDEN PARTICIPAR?
Personas jóvenes que han concluido o se encuentran concluyendo sus estudios de preparatoria o universitarios y profesionistas.

Jóvenes por el Servicio es un proyecto exigente. No se trata de un grupo juvenil donde el énfasis está en la convivencia, en la amistad, o en la participación en liturgias. Es exigente porque requiere que tengas un quehacer concreto con los excluidos.

 

Potoichán                               Quinta Carmelita

 

 


Potoichán

PROYECTO: GUERRERO-POTOICHÁN ( ESC. PREPARATORIA)

El proyecto de la preparatoria de Guerrero, es un proyecto en el cual vienes a prestar un servicio compartiendo vida con los jóvenes estudiantes de esta institución. “Ocasionalmente también presento la postura de maestra suplente y ayudante en secretaría”. Los jóvenes de aquí, son igual a otros chavos, la única diferencia es su lengua materna, pero aun así hablan español.

Son jóvenes emprendedores y con un gran corazón, son humildes y cariñosos, pero, así como en cualquier escuela, hay un poco de todo, hay grandes deportistas y algunos otros tienen gran creatividad para presentar sus trabajos.

En cualquier proyecto que se llegue a elegir, vas a compartir vida, tiempo y espacio con personas que al igual que tú van de JXS , y no con todos vas a entablar una gran relación, va a haber discusiones, peleas y muchas otras cosas más pero se debe aprender a sobre llevar las diferencias de cada uno para llevar a cabo las tareas encomendadas.

Optar por la opción de ser JXS no es una decisión fácil, y no es para todos, y si se elige es porque se pretende encontrar esa parte de ti que no encuentras, porque quieres hacer un cambio en tu persona o en la misma sociedad.

Estando yo en este proyecto he aprendido que el proyecto lo hacen los jóvenes que estudian aquí, ellos se encargan de preparar desayunos, y en ocasiones, las comidas, también de hacer la limpieza de la institución para tener un espacio limpio.

El venir aquí es venir con la disposición de adaptarte a su estilo de vida, a sus costumbres y a formar parte de ellos en cada paso que den. Se debe venir con el corazón abierto y con la actitud necesaria para seguirles el paso.

“Llegando al proyecto me di cuenta que yo aprendo más de ellos que ellos de mí, y que poco a poco mi vida, mi pensamiento, mi carácter y todo mi yo,  se moldea conforme sus necesidades, porque  al igual que yo, ellos dejaron a sus familias, sus seres queridos y su hogar, ellos por estudio y yo por ellos, y por lo tanto, mi labor es fortalecerme en esa parte humana para que ellos encuentren en mí una familia, un hogar y ese calor que puede brindar un hermano o un amigo…”

Las realidades que vivimos en casa, o en nuestras ciudades no son tan diferentes a las vividas aquí, la diferencia, es que al llegar a tu proyecto tu labor comienza, y es hacer la diferencia, no para que se te haga un monumento sino demostrar que ellos también pueden tener lo mismo que una persona de ciudad, que pueden llegar a ser grandes profesionistas o personas de provecho en la vida y en su comunidad, ellos parten de nuestro ejemplo y nosotros como tal debemos poner en práctica los valores inculcados en casa y en el colegio haciendo saber que no somos diferentes, que el amor, el cariño el respeto y la gratitud siempre deben de estar al frente de todo, y eso da gran valor a las personas que lo aplican.

El hecho de haber sido estudiante marista es motivo suficiente para seguir el ejemplo de Marcelino, y así como nuestro padre fundador el joven estudiante es el que hace la diferencia. Y que quede claro que el venir a prestar un año de tu vida al servicio de los demás no es un error, ni mucho menos un año perdido de tu vida, es un año entregado a toda una comunidad, es un año entregado a la búsqueda de tu propia esencia y es un año entregado a la búsqueda de la respuesta a las preguntas: ¿QUIÉN SOY? ¿DE DÓNDE VENGO? Y ¿A DÓNDE VOY?

“Yo, estando en pleno proceso, puedo decir que el haber venido es lo mejor que me pudo haber pasado, que hay días que extraño mi casa, mi cama, mi familia y amigos, pero el estar aquí ahora es mi motivación suficiente para decir que estoy dónde debo estar y que todo esto vale la pena en definitivo, que el esfuerzo para venir vale y valió la pena, ya que cada día que pasa descubro algo nuevo y me encariño más con los jóvenes con los que comparto vida, ahora, mi mayor miedo es el saber que el tiempo transcurre y que llegará en momento de mi partida, que alguna noche despertaré y pensaré que todo este año fue un sueño”.

“Desde que llegué hasta hoy día 26 de septiembre, mi vida ha cambiado, mi pensamiento, mis ideas …. Llevo poco tiempo aquí y debo decir que ya no soy la misma, soy una persona más humana, más agradecida… y eso se lo debo a los jóvenes, maestros, amigos y hermanos maristas con los que eh compartido cada momento de la experiencia, mi yo, se adaptó a sus necesidades y eh logrado crear toda una familia con todos ellos. Cada día que despierto se convierte en un día perfecto pues sé que ellos están conmigo, a mi lado ofreciéndome esa cálida sonrisa que me da calidez en el alma y corazón, mi cansancio es débil al estar con ellos pues por más que mi cuerpo pida un descanso, ellos siempre están ahí para levantar mi ánimo”.

LUPITA BRAVO

 


Quinta Carmelita

 

“Perder el miedo a encontrarse con nuestro niño interior nos ayudará a recuperar la esperanza de tener un mundo mejor”

Hola mi nombre es Emma, soy exalumna del Colegio Jacona Marista  y les doy la bienvenida a la Quinta Carmelita:

Es una Casa Hogar llena de amor y vida, donde viven 33 hermosos niños que son el motor de mí día a día. Además de las increíbles personas que trabajan con nosotros,  nuestro fin es que cada pequeño que vive en esta casa algún día sea integrado a un hogar, ya sea su familia biológica o adoptiva, según sea el caso.

Esta fundación se dedica a acoger a niños de 0 a 12 años  en situación de calle o que han sufrido de algún tipo de violencia. Una vez que los pequeños ingresan a la casa se les asegura que jamás volverán a sufrir ningún tipo de maltrato.

Entré al voluntariado con la idea de acercarme a Dios,  y estos niños me han acercado  a él más de lo que pensé. Estar en la Quinta Carmelita me ha hecho reflexionar sobre el valor tan grande que tiene la familia, aquí no hay ilusión más grande para un niño que pertenecer a una; muy pocas personas se dan cuenta de lo importante que es esta simple palabra.

Desde el primer día que llegué, me he encontrado con historias que me derrumban y me hacen pensar en cómo una persona tan pequeña ha podido pasar por situaciones difíciles,  no voy a mentir que al escuchar algunas de las historias de los niños, sentí terror, empecé a dudar de todo, de Dios, de mí y de la humanidad en general, pero  entonces al ver  realmente lo que está atrás de los niños descubro la presencia de Dios en cada una de las personas que dan su vida por ellos, dándoles lo que exactamente se merecen: atención nutricional y médica, felicidad a través del juego y la convivencia diaria, en una palabra:  muchísimo amor.

Justamente hace un año cuando me decidí a ser Joven por el Servicio estaba temerosa por este nuevo reto que iba a emprender,  no sabía si  realmente iba a poder con esta gran responsabilidad; pero al escuchar a muchas personas decidí hacerle caso a ese pequeño llamado que estaba en mi interior.

Y ahora veo que realmente valió la pena,  todo lo que pasé para poder estar aquí. Estar con mis niños me llena de una manera que no lo puedo explicar, a lo largo de nuestras vidas nos encontramos con  personas que nos marcan… en cada uno de estos 33 angelitos se ha quedado un pedazo de mi corazón.