Tutoría

"Si fuese apenas para enseñarles las ciencias humanas a los jóvenes, no serían necesarios los Hermanos: sería suficiente con los demás profesores. Si pretendiésemos ministrar apenas la instrucción religiosa, nos limitaríamos simplemente a ser catequistas. Nuestro objetivo, sin embargo, es más amplio. Queremos educar a los niños, o sea, instruirlos sobre sus deberes, enseñarles a practicarlos, infundirles el espíritu y los sentimientos del cristianismo, los hábitos religiosos, las virtudes del cristiano y del ciudadano de bien. Para eso, es necesario que seamos educadores, que vivamos en medio a los niños y que ellos permanezcan mucho tiempo con nosotros"
Marcelino Champagnat