Nuestra Historia:      

Al llegar a Zamora la noticia de los éxitos que la escuela Marista obtenía en Guadalajara, se formó un comité, que entrevistó al Hermano Michaelis, y le solicitó Hermanos para que hicieran cargo de la Escuela de Artes y Oficios de la Sagrada Familia. Casi de inmediato accedió a la solicitud, y el día 2 de enero de 1901, se inauguró esta escuela con la presencia de 3 Hermanos.

La población estudiantil se dividía en tres grupos: la escuela de paga, dirigida por el hermano N. de Golberg; la gratuita, dirigida por el hermano Henry Ayme, que es propiamente la Escuela de Artes y Oficios, ya que en ella estaban adjuntos los talleres de zapatería, carpintería y sastrería; y el Noviciado. Desde el primer año escolar se superó el centenar de alumnos.

Al cerrarse la casa de Tlaquepaque, los postulantes fueron llevados a Zamora, y en la capilla del Colegio revistieron el hábito de la Congregación los primeros Hermanos Maristas mexicanos el 30 de marzo de 1903.

El Hermano Michaelis buscaba un lugar apto para Noviciado, y lo encontró en la casa que había fundado el sacerdote don Antonio Plancarte y Labastida, en Jacona.  En tratos con sus albaceas, estos cedieron el edificio por 20 años a condición de que abrieran los Hermanos una escuela gratuita para la niñez del pueblo, Tan pronto como se habilitó el inmueble, comenzó a funcionar la Escuela Santa María en 1903.

Mientras tanto, la casa grande objeto del contrato, entonces “Colegio Santa María” se transformó en Casa Provincial y Casa de formación Marista, con sus secciones de juniorado y Noviciado.

Fue así como esta Casa, bien organizada, y rindiendo ya frutos profesionales, el 24 el septiembre de 1914, fue sorprendida por el Ejército Constitucionalista que arrojó a la calle a estudiantes y maestros. 

El 7 de diciembre del 1958, el H. Javier Toral, miembro de la comunidad marista de la ciudad de Mérida, Yucatán narró: «Por esas fechas llegó al aeropuerto de Mérida el H. Raúl Sánchez Basurto, quien me entregó un  comunicado del Provincial, H. Jesús M. Rodríguez, indicándome que el 12 de  diciembre inmediato me presentara en la Quinta Soledad, ya que el Consejo Provincial había determinado mi traslado a otro Colegio. Así lo hice, y al día siguiente me informaron que en breve iría al estado de Michoacán, para proceder a la reapertura de la obra Marista en Jacona».

El H. Javier Toral, acompañado por el H. Salvador Méndez Arceo, Consejero Provincial, cuya mamá y varios de sus hermanos y hermanas vivían en Zamora, se contactaron con el Sr. Cura de la población, Pbro. J, Jesús Rojas, quien motivó a la feligresía de su parroquia y obtuvo la donación de un terreno en la esquina de las calles Zaragoza y Álvaro Obregón. El Sr. Jesús Zamora, quien era un hombre de la entera confianza del cura, fue el maestro de obras; trabajó y dirigió la construcción, y puntualmente el proyecto se hizo realidad.

La colocación de la primera piedra constituyó una fiesta para Jacona: banda de música, cohetes, luces, adornos de papel, todo ello junto con los vivas y el entusiasmo general, sirviendo de marco a la bendición de las obras apenas iniciadas.

Cinco años se necesitaron para la construcción del edificio que se terminó en diciembre de 1958. El lugar tenía seis aulas, una oficina, sanitarios para los alumnos, la capilla y para los Hermanos, cinco habitaciones, áreas de sanitarios, regaderas, cocina y comedor.

El H. Tiburcio Santana, se integró a la nueva Comunidad de Jacona. Días después llegó, procedente del Instituto México el H. Héctor Villareal, completándose el número de hermanos que atendieron a los tres grupos del Colegio Jacona.

A fin de estar al pendiente de todos los detalles propios del comienzo del año escolar, el Sr. Cura ofreció alojamiento a los Hermanos en el propio Curato. El día 25 del mismo mes se trasladaron al Colegio, y realizaron las inscripciones de los grupos. Primer año fue atendido por el H. Tiburcio Santana; el segundo año estuvo a cargo del H. Héctor Villareal; y el tercer año con la aprobación del Inspector Escolar, lo atendió quien ocupaba el cargo de direcor, el H. Javier Toral, con un total de 162 alumnos

La escuela inició sus labores con el nombre de “Colegio Jacona” el 2 de febrero de 1959.

El Sr. Obispo Dr. José Gabriel Anaya y Diéz de Bonilla se dignó bendecir las diversas dependencias del Colegio, el día 23 de junio de 1959.

Diez años más tarde se construyó la sección Secundaria, gracias al apoyo de los padres de familia y de los bienhechores de la localidad.

En 2006 se inauguró la sección preparatoria. Actualmente atiende a una población de 630 niños, adolescentes y jóvenes de la región, distribuidos en sus tres secciones.

Queremos que quede constancia del trabajo realizado estos 110 años de presencia Marista en México y por los primeros 60 años de trabajo y servicio de Maestros, Padres de Familia, alumnos, exalumnos, amigos y hermanos maristas. Es decir la comunidad Marista de Jacona de Plancarte, Michoacán.